Alfombras de algodón, típicas del sur de España, hechas a mano y 100% recicladas con restos de algodón procedente de fabricas de textil de la Comunidad Valenciana.

Son alfombras de colores vivos que se hacen en telares a la antigua usanza, utilizando tradicionalmente retales de diferentes telas.

Nuestras alfombras y moquetas de fibras naturales, son de la firma KP, una empresa de Madrid lider en fibras naturales, que son sinónimo de calidad. 

Sisal: Procede de las hojas de la pita o agave y es la fibra vegetal empleada por excelencia. A la vez que resulta resistente y flexible, lo que la hace igualmente apta para zonas de mucho tránsito y para enmoquetar escaleras.  Además, aunque lo más frecuente es utilizarlo en la gama de colores naturales y neutros, admite muy bien el teñido, por lo que es posible encontrarlo en colores más vivos.

  • Algas Marinas: Su apariencia es muy lisa. Son las alfombras de fibras naturales que más se utilizan para cocinas y baños, porque aguantan muy bien la humedad. En cambio, no son adecuadas para ambientes secos. No admiten teñido pero se pueden confeccionar entremezclando entre sus fibras cuerdas de colores.
  • Coco: Resulta muy resistente a la humedad y al desgaste pero tiene un tacto áspero. Tradicionalmente se ha utilizado para la fabricación de felpudos y sacos. No es recomendable su uso en escaleras porque es fácil que los tacones puedan quedar enganchados entre sus fibras.
  • ¿Qué tipo de cuidados tienes que dar a una alfombra de fibra natural para su adecuado mantenimiento?

    La mayoría de las fibras vegetales son resistentes y duraderas, tal y como te he explicado en el apartado anterior, por lo que sólo te tienes que preocupar de tres cosas:

    • Del remate de la alfombra, o ribete, que la protege del deshilachamiento, por lo que es fundamental que sea un remate adecuado  (no es necesario cuando se instala la fibra vegetal como moqueta).
    • De aspirar la alfombra de forma regular, de una a dos veces por semana, ya que como atrapa el polvo, evitando que circule por el ambiente, si no lo aspiras, quedará retenido.
    • De secar con rapidez los líquidos derramados, evitando que penetren entre sus fibras y sean absorbidos por éstas. Para ello es recomendable que  dispongas de un paño blanco de algodón o hilo que absorba el líquido antes de que lo haga el material.